Madrid

Pronóstico de Tutiempo.net
dFotografía >

50 fotografías con historia: la trastienda del oficio de mirar

50 fotografías con historia: la trastienda del oficio de mirar

En un tiempo en el que cualquiera que tenga un móvil y redes sociales puede presumir de ser un fotógrafo, el debate sobre qué diferencia a un aficionado de un profesional nunca vino más a cuento. Escribe el especialista en cultura visual y editorial Félix Fuentes en el prólogo de 50 fotografías con historia, publicado recientemente por Signo editores, que el oficio del fotógrafo tiene mucho que ver con su “arrojo para compartir el mundo interior de su mirada con los demás, con sus luces y aberraciones”. El pudor, por lo tanto, queda fuera del encuadre, porque los valores de este oficio son “la honestidad y el desparpajo”.

Francesc Catalá Roca

La mirada del fotógrafo, el universo personal que decide compartir con los demás cuando toma una imagen, y la trastienda de ese oficio, son la columna vertebral de 50 fotografías con historia, un recorrido por medio centenar de imágenes icónicas –los seminaristas de Masats jugando al fútbol, la foto de Paul McCartney tomada por Joana Biarnés, el Che Guevara fotografiado por César Lucas durante una efímera visita a Madrid, los retratos de la Transición de Marisa Flórez o el fotoperiodismo de Gervasio Sánchez, por citar algunas–, muchas de las cuales forman parte de nuestro imaginario colectivo.

Siempre se ha dicho que una imagen vale más que mil palabras y, tal vez por eso, algunas de las historias que se esconden detrás de esas fotografías emblemáticas se han contado poco o se han contado mal. Porque una imagen es mucho más que aquello que queda plasmado cuando el fotógrafo dispara. Lo que diferencia a este libro es precisamente esa voluntad de darle valor a la palabra, a la anécdota, al encuentro decisivo entre autor y sujeto que va a ser fotografiado.

Así, 50 fotografías con historia se detiene en instantes decisivos como aquella tarde de 1958 en el barrio de La Chanca, en Almería, cuando la mirada de Carlos Pérez Siquier se cruzó con una niña que a su vez lo observaba con curiosidad desde el quicio de la puerta de una casa-cueva. Intercambiaron miradas, pero no palabras, y el fotógrafo hizo su trabajo. La niña blanca quedó retratada en ese instante, y cincuenta años después su hija localizó al fotógrafo almeriense para pedirle una copia de aquella instantánea. Su madre, le contó, vivía en Londres y le haría mucha ilusión tener ese recuerdo. Fue así como Pérez Siquier y Joy, la hija de ‘la niña blanca’, unieron historias. Él, la de una imagen que es un símbolo de lo que representó La Chanca. Ella, la de una niña en la Almería de posguerra, un lugar con pocas perspectivas de un futuro prometedor. Ambas historias se funden en una segunda imagen, cincuenta años después, esa en la que Joy sostiene la foto de su madre, y que también está presente en esta obra.

Gerardo Vielba

También hay como la de una intrépida y joven Joana Biarnés, quien en 1965 no dudó en plantarse en la habitación de hotel de Los Beatles para tomar unas fotografías distintas a las que sus compañeros de prensa habían hecho durante la rueda de prensa que los ‘melenudos’ dieron al visitar España. Aunque un sorprendido Ringo Starr se lo pensó unos segundos antes de dejarla entrar, Joana pudo finalmente logar su propósito. Biarnés, una de las primeras fotoperiodistas de este país, demostró con su astucia e ingenio que este oficio pertenece a los atrevidos.

El libro está vinculado en gran medida al siglo XX español, por lo que pasar sus hojas es trasladarse a los días de la Transición de la mano de autores como Marisa Flórez o Pablo Juliá, a la Movida madrileña, protagonizada por Alberto García-Alix –muy buena es la historia de su Autorretrato con cuerpo herido, donde un paquete de tabaco le salvó la vida–, Jorge Rueda o Pablo Pérez Mínguez, y regresar al siglo XXI para encontrar el trabajo de jóvenes autores con notable proyección como Elisa González Miralles, Eduardo Nave o Sergio Belinchón.

Una obra cuidada, de calidad, que va más allá de la fotografía y que convence por la selección de los autores –dieciséis de ellos, incluyendo a la más reciente, Cristina de Middel, tienen el Premio Nacional de Fotografía– y por el enfoque con el que se aproxima a esa honestidad y desparpajo que marcan el oficio del fotógrafo.

¿Lo recomiendas?
0 / 5
(0 votos)

Deja un comentario

  • MadridOut! no se hace responsable de las opiniones y comentarios de sus lectores.
  • Se eliminará cualquier comentario cuyo contenido sea insultante, difamatorio, obsceno, contenga amenazas ó incite a cometer cualquier acto no permitido por las leyes españolas.

Comparte

¡Atención! Este sitio usa cookies y tecnologías similares.

Si no cambia la configuración de su navegador, usted acepta su uso. Saber más

Acepto